La Comunidad de

El nombre de las cosas en construcción

Imagen El nombre de las cosas en construcción
Juan Carlos Arroyo

Según los filólogos, el nombre de una cosa determina su existencia, o también puede decirse que el lenguaje es el reflejo de la realidad. Por lo tanto, la sobreabundancia de sinónimos regionales en el mundo de la construcción debe ser reflejo de alguna realidad, quizás diversa, quizás confusa.

A diferencia de la actividad industrial que está puntualmente localizada en zonas industriales, la construcción es totalmente dispersa, habiendo construcción en cualquier parte del territorio.

Este aspecto enmarca la condición de localismo de la construcción y, por tanto, la dispersión del lenguaje utilizado y su forma de aprenderlo y transmitirlo.
Esta tradición oral se enfrenta a las universidades como centros de saber, localizadas en grandes ciudades y con un número finito de técnicos, que son incapaces de hacer llegar el conocimiento a los infinitos centros de actividad de la construcción, entre ellos, por ejemplo, mi pueblo con su único constructor-albañil. No pasa así en la industria, pues al haber muchos menos centros industriales, la ciencia y sus adelantos llega mucho más rápidamente, tienen más foco.

De una forma profunda, esto determina una forma de hacer las cosas, alejada de los avances técnicos, o visto de otra forma, los avances técnicos tardan mucho en llegar. Valga como dato que solo un pequeño porcentaje de las constructoras en España (alrededor del 5%) tiene un técnico universitario en nómina.

Los nombres de las cosas en construcción son un ejemplo de esta situación, por un lado hay nombres de elementos estructurales con una tremenda variación geográfica, por ejemplo, las vigas. Por otro lado hay un galimatías conceptual pues de nombrarlos mal ya no se sabe cual es la función, por ejemplo, en las juntas.

DE LA VIGA: jácena, armadura, cadena, trabe, zuncho, brochal, entiba, vigueta, cabrio, larguero, puntal, travesaño, traviesa, trabón, bauza, empenta, polín, contratrabe,...



Y muchas veces hay técnicos que intentan explicar la diferencia entre unas y otras siendo, a mi juicio, inexistente tal diferencia. Buscando en internet en foros hemos encontrado una explicación de un amable usuario a otro a su pregunta sobre la diferencia entre trabe y contratrabe:


“El “trabe” sirve para reforzar y darle firmeza a una construcción, en cambio el “contratrabe” es un elemento constructivo cuyo trabajo estructural es inverso a las trabes.
Tan simple como eso. Salu2”

DE LA FUNCIÓN DE LA VIGA: Viga de gran canto, viga pared, viga riostra, viga centradora, viga de atado, viga de borde, viga de cimentación, viga maestra, viga principal, viga secundaria,...



DEL PRETENSADO: hormigón pretensado, hormigón postesado, hormigón preesforzado, hormigón postensado, hormigón precomprimido,...



Os aporto, a mi juicio, las dos acepciones más certeras, aunque más largas: hormigón pretensado de armadura postesa y hormigón pretensado de armadura pretesa.

Y por último, la estrella de la confusión, la junta; que comienza confundiendo pues la junta sirve para lo contrario que dice, pues la junta separa y la segunda gran confusión es llamarlas “de dilatación” en una estructura de hormigón pues el hormigón hace exactamente lo contrario, retraerse, a lo largo de toda su vida útil.

DE LAS JUNTAS: juntas de dilatación, juntas de movimiento, juntas de temperatura, juntas de retracción, juntas de contracción, juntas de hormigonado, juntas de trabajo, juntas provisionales de contracción, juntas de asiento, juntas de control,...



Hay un divertido párrafo en el libro Jiménez Montoya, hormigón armado, ed 15ª, GG que ilustra este despropósito:


“../..las juntas de dilatación pueden llamarse juntas de movimiento o juntas de temperatura; las juntas de retracción pueden llamarse juntas de contracción; las juntas de hormigonado pueden llamarse juntas de trabajo. Incluso algunos tipos de juntas pueden llegar a confundirse porque su nombre no indica con exactitud cuál es su cometido, véase: las juntas de contracción pueden confundirse con las juntas de temperatura para descensos térmicos; las juntas de hormigonado pueden confundirse con las juntas provisionales de contracción si están más de un día sin hormigonar; las juntas de asiento pueden confundirse con las juntas de dilatación; las juntas de dilatación pueden confundirse con las juntas de retracción cuando ambos fenómenos se tratan de la misma forma; las juntas de control y las juntas de retracción se confunden a menudo porque su finalidad es muy similar; etc.”

En esta inquietud también descubrImos hace unos días a @geotechtips el excelente perfil en RRSS interesándose por las formas de designar una oquedad. De las interacciones a su tweet, indicando nombre y país, hemos encontrado todas estas aportaciones.

DE LAS OQUEDADES: coquera (España, Paraguay), oquedad, nido (Chile, Argentina), cacareco (México), cangrejera (Perú, Venezuela, Nicaragua), comejen (Panamá), cacarizo (México), hormiguero, hormigueo (Costa Rica, Colombia), garapillado, cucaracha (República Dominicana), ratat (Valencia, España), canecheras (Honduras) y ratoneras (Guatemala).


0 respuestas

Escribe una respuesta

Haz login o registrate para comentar.

En nuestro blog

Nuestros cursos

Nanomáster de estructuras

Geotecnia y Estructuras
140 h.

Geotecnia esencial para estructuras

Geotecnia y Estructuras
30 h.

Iniciación a la Robótica

Robótica
40 h.