La Comunidad de

Alemania, Australia e Israel, tres experiencias en carreteras eléctricas

Imagen Alemania, Australia e Israel, tres experiencias en carreteras eléctricas
ingenio.xyz

Las energías limpias se ponen al servicio del transporte como fórmula para reducir drásticamente las emisiones contaminantes a la atmósfera y luchar contra el cambio climático, al tiempo que se reduce también la dependencia del petróleo como medida económica. Y en este marco, se desarrollan iniciativas dispares.

La “carretera eléctrica” puede responder a distintas ideas, según el rincón del planeta al que miremos. En Europa, por ejemplo, Siemens desarrolla en el estado alemán de Hessen el proyecto de una carretera de 10 kilómetros de longitud que suministrará energía a los camiones que circulen por la carretera que une el Aeropuerto de Frankfurt y la ciudad de Darmstadt.

Este innovador proyecto, que se espera que esté funcionando el próximo año, se sirve de un sistema inteligente del que estarán dotados los camiones que se conecta a la electricidad por línea aérea (cables suspendidos) y que se desconecta y cambia a un motor híbrido en carreteras ordinarias.

Por su parte, el Gobierno de Israel ha puesto en marcha con la start-up local ElectRoad una iniciativa de similares características, habilitando un carril para recargar las baterías de los autobuses eléctricos en un tramo de 800 metros en Tel-Aviv. Si este proyecto –previsto también para 2018- tiene éxito, ya está previsto reproducirlo en los 18 kilómetros de longitud de la carretera que une el aeropuerto Ramon Interational y la ciudad de Eilat.

Sin embargo, en Australia se está poniendo en marcha lo que se ha dado en denominar “superautopista eléctrica”. Dado que uno de los principales obstáculos de los vehículos eléctricos radica en su autonomía y atendiendo a la dispersión de los habitantes en el territorio, la elección de las autoridades ha ido en la dirección de instalar una serie de cargadores eléctricos de alta potencia a lo largo de los 1600 kilómetros de costa de Queensland.

La electricidad suministrada a través de las estaciones de carga rápida procederá de fuentes renovables, adquirida a través de PPA y créditos con productores de energía verde.

Por el momento, como medida para promover una evolución al transporte verde, el acceso será gratuito para los usuarios y la idea ha sido bien acogida, pues las encuestas ya aseguran que el 50% de los residentes de Quensland considera muy posible adquirir un vehículo eléctrico, un híbrido enchufable o un híbrido de frenado regenerativo en los próximos dos años.


0 respuestas

Escribe una respuesta

Haz login o registrate para comentar.

En nuestro blog

Nuestros cursos

Nanomáster de estructuras

Geotecnia y Estructuras
140 h.

Geotecnia esencial para estructuras

Geotecnia y Estructuras
30 h.

Iniciación a la Robótica

Robótica
40 h.